פרשת נשא




PERASHA NASÓ





ENCENDIDO DE VELAS VIERNES 5 17:29 hs


FINALIZA SABADO 6 18:28 hs




SHABAT SHALOM!

 

Luaj

BAJURIM  TIFERET ISRAEL

El largo camino a casa

Rab Netanel Moshé Duer

Nos es casualidad que la última vez que no pudimos hacer Tefilá y leer el Sefer Torá en el Bet Hakeneset fue la última perashá del libro de Shemot y ya perdimos de leer todo el libro de Vaikrá, que se dedica específicamente en el servicio de los Korvanot, (Sacrificios). Eso no es casualidad, ya que los sacrificios, hoy en día que no tenemos el Bet Hamikdash están sustituidos por la Tefilá. Está claro que hay un mensaje desde el cielo donde parecen querernos decir que no están contentos con nuestro comportamiento en el templo durante la Tefilá y la lectura del sefer Torá. Leí en una revista semanal que sale en Israel, llamada “Tov Lajasot Bahashem” en nombre de Rabí Ionathan Ebshtein Zz”l sobre el versículo que dice “Sakota Beanan Laj mehabor Tefilá” que significa que Hashem nos cubre y separa con una nube donde interrumpe que pasen las Tefilot hacia el cielo. Sobre esto dice que esa nube se forma con el aliento de las palabras prohibidas que se hablan durante la Tefilá y la lectura de Sefer Torá que hacen que se cree esa interrupción que no deja pasar la Tefilá delante de Hashem.

 

Del mismo modo escribió el “Imbré Emet” de Gur que el holocausto ocurrió en Europa, ya que en esa zona para esa época no se respetaba la importancia de los templos. En cambio en las comunidades sefaraditas  para esa época eso no ocurría.

 

El problema es que hoy en día es un flagelo que nos involucra a todos, Bar Minan. Es por eso que desde el cielo nos quieren decir algo, y eso es que tenemos que comprometernos a cambiar esa mala costumbre.

 

En Estados Unidos existe un Iehudí llamado Rab Alexander Moshé ben Lea Landau. Este hombre es un Jasid de Kloisemburg. En los últimos años vivenció lo que se puede considerar como un milagro al descubierto. Durante el año 2015 comenzó a tener unos dolores alrededor de la zona de los riñones. En primer lugar creyó que tenía algún cálculo en la zona renal y para ello fue a hacer estudios al médico. En los primeros estudios se veía que había señales de sangre en los riñones y para comprobarlo  le mandaron a hacer una tomografía computada. Los resultados no fueron nada alentadores. Los médicos le dijeron que tenía un tumor avanzado en el hígado que se le había expandido por la zona lateral. Lo peor de la noticia  era que no había recuso de operar, ya que estaba muy esparcido y solo era cuestión de esperar.

 

La noticia fue un baldazo de agua fría para él y toda su familia. Rab Alexander no escondió la noticia y la compartió para que la gente de su alrededor haga tefilá por él.

 

En los días siguientes se sintió muy débil y su estado de salud se comenzó a degradar intensivamente. Un día en el templo durante la Tefilá se acercó a él el gabai de allí y le pidió permiso para hacer una colecta espiritual en el templo entre los participantes y contar su caso personal. Rab Alexander aceptó y Rab Gershon Aizenberg le hablo al publico de forma abierta, contando su historia y explicando cual era su situación y pidiendo generar méritos para su curación, puesto a que a pesar de que los médicos no dan esperanzas sobre su porvenir, nosotros somos creyentes hijos de creyentes y si hacen algo fuera de lo común pueden cambiar la ecuación. Para ello propuso que se comprometan a no hablar en el Bet Hakeneset desde el principio de la Tefilá hasta el final de “Alenu Leshabeaj”. No hubo persona que no se estremeció en ese momento y al cabo de unos días el Gabai trajo una lista con ochenta personas que se habían comprometido a no hablar por su salud.

 

En los días siguientes se vieron cambios radicales en el templo al ver que nadie hablaba una sola palabra y del mismo modo fueron directamente proporcionales con su salud. La circulación de la sangre estaba por causa de la enfermedad diez mil veces más intensa que lo normal y eso en su estado es algo que no baja. Pero al cabo de unas doce semanas bajo a mil, situación que los médicos no podían explicar. Luego de doce semanas mas bajo a cien, hasta al final normalizarse totalmente. Hoy en día es una persona que vive con cuidados, pero el merito de no hablar en la Tefilá provocó el milagro. Depende de nosotros de corregir esto y regresar lo más rápido posible al Bet Hakeneset pero no como  antes.

 

Rab Netanel Moshé Duer, Y-ar 5780

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico

                                                             natyduer@hotmail.com o bajurim@bajurim.com

Nos podes encontrar en www.bajurim.com.ar o también en facebook

 

Comercios Kosher

Diseño IML

SINTESIS DE LA PERASHA; RAB SHAUL MALEH; SHEM TOB;

Rabbi Yosef Bitton;

BENE EMETH; BENE-EMETH.ORG; BENE EMETH; BENE EMET; CEMENTERIO ISRAELITA LOMAS DE ZAMORA; HAR HAGADOL; CNIS DE FALUCHO MAR DEL PLATA; TEMPLO FALUCHO MAR DEL PLATA; JUDAISMO; TORAH; SHIURUIM; PERASHAT HASHABUA; PERASHA; RAB RAFAEL FREUE; RAB NETANEL MOSHE DUER; Rab Abraham Leib Berstein, ASOCIACION ISRAELITA SEFARADI HIJOS DE LA VERDAD; OR HATORAH; Diseño IML;

 

Contacto