פרשת


בהר




PERASHA


BEHAR



Viernes 24

ENCENDIDO DE VELAS 17:33 hs.

Sábado 25
FINALIZA 18:32 hs.



SHABAT SHALOM!

 

Luaj

“¿PREPARADOS?… ¿LISTOS?… ¿YA?”

por Shelo Duer.

Nos encontramos ya, en la recta final frente al Jag Hapesaj. Como hoy, la próxima semana, vamos a estar todos reunidos en familia, experimentando la noche del Seder. Algunos habrán preparado un rico jaroset, otros un rico arroz con bame, incluso algunos puede que hayan preparado vino casero. Cada uno una cosa diferente, pero con un común denominador: la preparación.

 

Se podría decir, tal vez, que Pesaj es la fiesta de la preparación. No existe persona en el mundo, que no se prepare para Pesaj. Nuestras madres y esposas varias semanas antes ya están limpiando cada rincón de la casa para el Jag. Tiempo antes ya tienen compradas las pasas de uva para hacer el jaroset. El membrillo, para hacer el dulce. Los hombres que acostumbran a participar del amasado de matzot, ya varios días antes están amasando, y el que no, ya con anticipación, trajo la matza a casa. Todos entendemos y reconocemos que para Pesaj hace falta una preparación especial, algo que no hay en todas las demás fiestas. Nos preparamos con todo y para todo. Desde la comida, hasta la ropa que vamos a estrenar. Preparamos la cocina, sacamos la vajilla de jametz, para darle paso a la vajilla de Pesaj. La casa está preparada para el Jag. La mesa está preparada. Todo está preparado. Pero, la pregunta es: ¿estamos nosotros preparados para Pesaj? Y cuando hablamos de nosotros, hablamos de nosotros como yehudim. No vamos a hablar de que la gente se mata preparando y llegan al Seder sin fuerza de nada, y hacen todo rápido y fastidiosos. No. Nada de eso. Hablamos de preparación para la fiesta de la Emuná, preparación para absorber en estos ocho días la cuota de emuná que nos acompañara durante todo el año. ¿Alguien se preparó para eso?

 

El Rab Zaidl Epstein Shlita Mashguiaj de la Yeshiva Torah Or, Yerushalaim, nos enseña que Hashem nos dio el Shabat y las fiestas, para acercarnos a Él y regocijarnos con Él.  Y explica en nombre del Ramban (Najmanides) que cada Jag y Jag, es una preparación uno para el otro. Pesaj es la preparación para Shabuot y este es la preparación para Sucot. O sea que, el acercamiento y la emuná que cada uno recolectó en Pesaj, no es algo particular de Pesaj, y algo que termina cuando termina Pesaj, sino que es el comienzo de la preparación para el próximo jag que es Shabuot. Y  la emuná que juntamos en Pesaj y Shabuot es la preparación para Sucot.  Como vemos que así esta simbolizado en los nombres de los jaguim: Pesaj es llamado en la Tora también con el nombre de “Jag HaAviv” la fiesta primaveral, en la cual la semilla comienza a brotar y a crecer la espiga. Shabuot es “Jag HaKatzir” la fiesta de la cosecha, y por último Sucot es “Jag HaAsif” la fiesta de la recolección, en la cual uno se lleva su producción a los depósitos y demás. Si es así, todo aquel que no se preparó para Pesaj estudiando las halajót y estudiando los temas referentes a la salida de Egipto, tratando de tener lo que comentar en la noche del Seder, no solo que perdió Pesaj, ya que no tuvo ningún tipo de  acercamiento a Hashem en emuná más de lo que ya tenía hasta ahora, sino que también perdió Shabuot y Sucot. No solo perdió Pesaj, sino que perdió la preparación necesaria para Kabalat Ha Tora y la preparación necesaria para estar sentado en la Sucá que es la sombra de la emuná.

 

Quiere decir que Pesaj y todo lo que tiene que ver con el relato de la salida de Mitzraim, es una semilla que, si sabemos plantarla y cuidarla, saldrán de ella muchos frutos. Pesaj en general y la noche del Seder en particular son momentos para plantar emuná en nuestros corazones, y según la emuná que podamos juntar, vamos a poder recibir la Tora en Shabuot.

 

Dice el Rab Moshé Schwab zz”l, Mashguiaj de la Yeshiva de Gateshead, Inglaterra, sobre lo que decimos en la tefilá “Mekadesh Israel va hazemanim” Bore Olam santifica a Israel por medio de los tiempos. Quiere decir, que, Hashem pone en cada jag y jag la posibilidad para que la persona pueda absorber la máxima kedusha posible. Por eso todo aquel que hace las mitzvot, pero las hace sin ningún tipo de concentración, sin interiorizarse en la misma, está perdiendo una riqueza enorme. Por eso es obligatoria la preparación de cada uno cara a Pesaj de leer y estudiar los temas referentes al jag para compartir en la noche del Seder con la familia y poder así llenarse de sentimiento y entusiasmo.

 

Debemos saber, que el relato de la salida de Egipto, no es una historia que paso hace casi dos mil años, sino que todo eso es para que nosotros podamos entender la forma en que Hashem maneja el mundo. Como se cobra de los que hacen el mal y como a su vez les paga a los que confían en Él.

 

La sensación que debemos tener al terminar el Seder, es la misma sensación de pureza y de elevación que tenemos cuando termina Iom Kipur. Pero para llegar a eso, obviamente, es necesaria una preparación. Leer la Hagadá unos días antes, buscar la traducción y la explicación, leer las perashiot de Jumash Shemot en las cuales cuentan todo lo sucedido en Egipto y como Hashem se burló de Parhó. Todo eso, nos va a ir dando una vista de lo que es la mano de Hashem y nos va a ir abriendo las puertas a la emuná.

 

Hagamos Pausa…

 

No nos quedemos en el jaroset y en la matza con membrillo. Pesaj es mucho más elevado que eso. Hagamos que todo el esfuerzo de la limpieza de Pesaj sirva para algo. No dejemos que la preparación de la casa y la comida, nos impida hacer nuestra propia preparación.

 

Shabua Tov.

 

Shelo Duer.

 

 

Comercios Kosher

Diseño IML

SINTESIS DE LA PERASHA; RAB SHAUL MALEH; SHEM TOB;

Rabbi Yosef Bitton;

BENE EMETH; BENE-EMETH.ORG; BENE EMETH; BENE EMET; CEMENTERIO ISRAELITA LOMAS DE ZAMORA; HAR HAGADOL; CNIS DE FALUCHO MAR DEL PLATA; TEMPLO FALUCHO MAR DEL PLATA; JUDAISMO; TORAH; SHIURUIM; PERASHAT HASHABUA; PERASHA; RAB RAFAEL FREUE; RAB NETANEL MOSHE DUER; Rab Abraham Leib Berstein, ASOCIACION ISRAELITA SEFARADI HIJOS DE LA VERDAD; OR HATORAH; Diseño IML;

 

Contacto