פרשת


בהעלתך




PERASHA


BEHAALOTEJÁ



Viernes 21

ENCENDIDO DE VELAS 17:29 hs.

Sábado 22
FINALIZA 18:29 hs.


SHABAT SHALOM!

 

Luaj
BAJURIM TIFERET ISRAEL

Quiero un poco de eso

Rab Netanel Moshé Duer

“Hashem de Sinai vino…”

 

El Midrash cuenta como fue la entrega de la Torá. En primer lugar fue de los descendientes de  Esav y les ofreció la Torá. Ellos preguntaron: ¿que está escrito en ella? Hashem les respondió: “No mataras”. En ese momento ellos respondieron que no pueden comprometerse con ese precepto, ya que toda su esencia es el asesinato. Así como está escrito “Sobre la espada vivirás”. Luego fue delante del pueblo de Amón y Mohab y les ofreció la Torá. Al igual que el caso anterior preguntaron que estaba escrita en ella. La respuesta fue “No cometerás adulterio”. No es posible; respondieron. Toda nuestra existencia no proviene, sino que de una promiscuidad. No estamos en condiciones de aceptarla. En tercer lugar fue de los hijos de Ishmael, para darles la oportunidad de recibir la Torá. Estos cuando consultaron acerca de su contenido, Hashem les dijo: “No robaras”. No será posible dijeron.  Uno de los mandamientos de su abuelo es que su mano estará en los bolsillos de todos. Este legado no va con nuestros fundamentos.

 

Al término de esa recorrida fue delante del pueblo de Israel, en el primer momento que les ofreció la Torá la respuesta fue: “Haremos y escucharemos”. En el momento que Hashem vió que había un compromiso de amor, cariño, temor  y respeto hacia la Torá y hacia el todopoderoso comenzó a transmitirles los diez mandamientos.

 

Hay que comprender este fragmento. Hashem vino a tentar a los pueblos para recibir la Torá.  ¿No era más justo que le proponga cumplir otro de los seiscientos preceptos? Aun que sea alguno de ellos, pero a todos por igual.

 

Dice el libro “Tziuné Hatorá” que el principal placer que tiene Hashem en el mundo es cuando una persona rompe sus deseos y su naturalidad para ofrendársela al Todopoderoso. Pero así como somos diferentes físicamente del mismo modo somos diferentes en nuestros gustos y en nuestras debilidades. Es por eso que justamente en “eso” que a ti te cuesta tanto es donde están esperando algo de ti. Y justamente de eso es que tienes que sacrificar y así quitarle una sonrisa a Hashem. A veces es tan fácil y no cuesta tanto conseguirlo. Si lo pensáramos con más detenimiento comprenderemos que estos momentos son los que nos van a marcar en nuestra relación con el creador. Es allí donde se fortalece ese lazo casi imposible de romper. Las cosas que más nos cuestan son en las que debemos trabajar para poder así convertirnos en grandes personas.

 

No en vano Hashem justamente les propuso a los pueblos esos preceptos, ya que estos son los que demostrarían la relación y la entrega que había hacia Él. Las otras Mitzvot frente a esta persona no son una muestra de compromiso con Hashem.

 

Inclusive más todavía. En la pregunta de los pueblos frente a Hashem con la frase: “¿Qué está escrito?” Escondía una gran pregunta subliminal. ¿La Torá es igual para todos o hay una relación individual de cada uno de sus integrantes con ella? La respuesta esta mas que clara que es como la segunda opción.

 

Si vamos a ponernos un poco más profundos podemos preguntar cómo se desarrolla en relación al recibimiento de Israel. Hashem a los Iehudim no les presentó ninguna Mitzvá.

 

En el tratado de Betzá (25b) dice en nombre de Rabí Meir que la Torá fue dada al pueblo de Israel, ya que ellos son duros y tercos. Rabí Ishmael dice que puesto  que la Torá fue dada con fuego es digna que sea recibida por Israel, ya que no hay otro pueblo que tenga el carácter de soportar las exigencias de la Torá sino solamente Israel. Sobre esto explica el libro “Caftor vaferaj” que el concepto de “Azut” que explicamos como terquedad se refiere a la dificultad que tiene el Iehudí de recibir directivas de los demás, somos demasiados autónomos e inclusive tenemos un ADN de directores y no de dirigidos. En el momento que el pueblo, a pesar de este carácter tan complicado, dice la frase de “Haremos y escucharemos” acaban de romper esta característica tan difícil. Se comprometieron a que le digan lo que tienen que hacer. Esto solamente es la prueba de amor que Hashem podía haber escuchado de nosotros en ese momento y con eso quedo todo definido.

 

De esta manera de entiende lo que dice el versículo: “Miminó esh dat lamo”, ya que ese fuego que hay en nuestro interior es el causante que seamos merecedores de recibir la Torá.

 

 

 

Rab Netanel Moshé Duer, Sivan 5779

Para consultas comunicarse al 4611-3376, o por correo electrónico

                                                             natyduer@hotmail.com o bajurim@bajurim.com

Nos podes encontrar en www.bajurim.com.ar o también en facebook

Comercios Kosher

Diseño IML

SINTESIS DE LA PERASHA; RAB SHAUL MALEH; SHEM TOB;

Rabbi Yosef Bitton;

BENE EMETH; BENE-EMETH.ORG; BENE EMETH; BENE EMET; CEMENTERIO ISRAELITA LOMAS DE ZAMORA; HAR HAGADOL; CNIS DE FALUCHO MAR DEL PLATA; TEMPLO FALUCHO MAR DEL PLATA; JUDAISMO; TORAH; SHIURUIM; PERASHAT HASHABUA; PERASHA; RAB RAFAEL FREUE; RAB NETANEL MOSHE DUER; Rab Abraham Leib Berstein, ASOCIACION ISRAELITA SEFARADI HIJOS DE LA VERDAD; OR HATORAH; Diseño IML;

 

Contacto